Push–ups para tonificar los brazos

Los push–ups son ejercicios orientados a trabajar la parte superior de nuestro cuerpo, sobretodo los brazos. Existe una generosa variedad de push–ups que van desde los clásicos, los avanzados y los alternativos o modificados.

El push–up clásico se realiza boca abajo sobre una colchoneta. Apoyándote con las manos y los pies eleva el cuerpo, manteniendo la espalda recta. A continuación, vuelves lentamente a la posición inicial, sin necesidad de llegar a tocar la colchoneta con el piso. La acción debe repetirse entre 15 a 20 veces o en tres series de 15 repeticiones cada una.




Para las personas a las que pueda resultar muy intenso el ritmo de trabajo del plush–up clásico, será una buena alternativa empezar con alguna de sus modificaciones. Una de ellas consiste en efectuar el plush–up, apoyándonos en las rodillas en vez de los pies.

También podemos efectuar formas un poco más complicadas de plush–up, como por ejemplo, realizarlos colocando un escalón o libro grueso debajo de los pies. De esta manera no solo tonificarás el pecho y los bíceps, sino también los glúteos.

Compartir este artículo