Principios del entrenamiento para quemar grasa

Para reducir la grasa corporal y perder peso, hace falta más que una dieta adecuada, también debemos recurrir al ejercicio físico. Por ello es necesario contar con un buen programa de entrenamiento, ya sea en un gimnasio o en casa, pero que logre dos objetivos fundamentales: gastar muchas calorías y acelerar el metabolismo.

Para aumentar el consumo de calorías en el ejercicio físico, el ejercicio idóneo es el de tipo cardiovascular. Se recomiendan ejercicios en los que se mueva la mayor cantidad de masa muscular con la menor fatiga posible. La natación, la elíptica y el remo son ideales para este propósito, especialmente para principiantes y personas con sobrepeso.




En cuanto a la duración de los ejercicios, no debe ser menor a los 30 minutos por cada sesión, ya que es recién a partir de los 30 minutos que se comienza a utilizar las reservas de grasa del organismo. En realidad un mínimo de 40 minutos es aceptable para quemar en el ejercicio una parte significativa de los depósitos de grasa.

El otro punto importante es elevar el gasto metabólico. Esto sirve para que el organismo aumente su consumo de calorías durante todo el día, incluso fuera de los ejercicios y en reposo. Para esto se requiere un nivel muscular mayor, ya que cuando los músculos están más desarrollados, consumen más calorías, energía y nutrientes.

En este sentido, los ejercicios de fuerza y resistencia, que deberían hacerse antes de los cardiovasculares, son los más recomendados para aumentar el metabolismo. Estos deben trabajar grandes grupos musculares con cargas moderadas y repeticiones, donde se consiga una fatiga muscular considerable. Los ejercicios de tonificación con máquinas son los más adecuados para principiantes, luego se puede pasar a ejercicios colectivos.

Compartir este artículo