¿Para qué sirve el plank invertido?

Debido a lo popular que es el plank como ejercicio tonificador, es que pocas veces se le toma importancia a su variante invertida. Cuando hablamos de reverse plank, nos referimos a un ejercicio isométrico, que actúa fortaleciendo tanto  los músculos abdominales, como los lumbares.

A pesar de no ser tan practicada, esta variante es más completa que el ejercicio original, llegando incluso a tonificar de manera secundaria los glúteos, tríceps y los isquiotibiales. El reverse plank  se realiza de la siguiente manera:


Nos sentamos con las piernas extendidas, apoyando las manos en el suelo, por detrás de la espalda. A continuación, levantamos el cuerpo sosteniéndonos solo con las manos y los talones durante 20 o 30 segundos, y luego volvemos a la posición inicial lentamente.

Los principiantes en ejercicios isométricos, pueden efectuar el trabajo apoyando los antebrazos para aliviar la tensión muscular. A su vez, podemos realizar variantes de este ejercicio, como el plank con fitball.

Compartir este artículo