Mitos nutricionales II

Entre los mitos más comunes que la gente tiene con respecto a su nutrición, se encuentra la idea de que no se deben mezclar las pastas con las carnes en una misma comida.

No obstante, científicamente esto no tiene ningún asidero. Las pastas se caracterizan por ser fuentes de hidratos de carbono y proteínas vegetales, mientras que las carnes aportan proteínas animales y grasas.




La fusión de estos elementos contribuye a aumentar la sensación de saciedad, sin afectar al sistema digestivo.

Por otro lado, encontramos a un número significativo de personas que toman abundante agua antes de las comidas, para controlar el apetito. Esta idea es falsa porqué el agua por sí sola no provoca saciedad, y el combinarla con azúcares no serviría para mantenernos en forma.

En tal sentido, lo más recomendable es comer alimentos con un alto contenido de agua, como frutas, verduras y pastas antes del plato principal.

Compartir este artículo