Los efectos del sueño en la dieta

La cantidad de tiempo que pasemos durmiendo influye de manera directa en nuestro sistema nutricional. Al respecto, existen diversos mitos, como el creer que dormir menos contribuye a que bajemos de peso.

Esta creencia es errónea, debido a que el dormir poco incrementa los niveles de grelina, una hormona que dificulta la quema de calorías, y que por el contrario, estimula el apetito. La falta de sueño, además, ocasionará que necesitemos de una cantidad significativa de energías al empezar el día, la cual se suele adquirir comiendo.


Igualmente, debemos ser consientes que nuestro sistema nutricional, a su vez, repercutirá en nuestra calidad y cantidad de sueño. Por ejemplo, las cenas abundantes, ricas en proteínas retrasan la digestión, y por ende, la conciliación del sueño. De manera similar sucede cuando comemos ciertos alimentos a los que podemos tener intolerancia, como la lactosa.

Uno de los alimentos más destacados que favorece la conciliación del sueño, es el plátano, por su alto contenido de magnesio y calcio.

Compartir este artículo