Los biorritmos en el entrenamiento

Los biorritmos determinan la predisposición que tiene nuestro organismo para poder efectuar distintas actividades físicas.  En tal sentido, encontramos ciertas particularidades con respecto a entrenar  en determinadas horas del día.

Por ejemplo, realizar nuestra rutina de ejercicios cuando salimos del trabajo presenta la ventaja de contribuir a reducir los síntomas del estrés acumulado durante el día, además de mantenernos en forma. Asimismo, los entrenadores suelen coincidir en que en este momento del día los músculos se encuentran a punto para el ejercicio.


Igualmente, hay quienes prefieren ir al gimnasio o salir a correr antes de empezar la jornada laboral. En tal caso, cabe indicar, que si lo hacemos antes del desayuno corremos el riesgo de agotar las pocas reservas de glucógeno que nos hayan quedado después de la noche.

Si vas a entrenar después del desayuno, asegúrate de dar un tiempo prudencial para la digestión y realizar ejercicios de calentamiento, considerando que por las mañanas los músculos no se encuentran lo suficiente preparados para el ejercicio.

Compartir este artículo