La importancia del entrenamiento propioceptivo

Ejercicios sobre superficies inestables como el fitball, el bosu o el disc forman parte de lo que actualmente se conoce como entrenamiento propioceptivo. Este sistema es recomendado por algunos entrenadores personales, tanto como forma de prevenir las lesiones, así como de mejorar el rendimiento.

El entrenamiento propioceptivo surge de la preocupación por encontrar una forma de ejercitarse y poder prevenir el deterioro articular al mismo tiempo. Su principio básico consiste en tener la capacidad de reconocer  la posición y disponibilidad para el movimiento de nuestros músculos.


Durante la sesión de entrenamiento prioceptivo el entrenador buscará optimizar la fuerza, el equilibrio y la coordinación de su alumno, evitando esfuerzos innecesarios o riesgosos. Debido a su efectividad suele incorporarse como parte de la preparación física en el tenis, fútbol y baloncesto.

Igualmente algunos kinesiólogos y médicos deportivos lo recomiendan como parte de tratamientos de rehabilitación.

Compartir este artículo