Importancia del calcio en tu alimentación

El calcio es el cuarto componente fundamental del cuerpo (primero están el agua, las proteínas y las grasas). Este logra concentrarse en un 90% en los huesos y dientes, y un 10 % en la sangre y los distintos tejidos del cuerpo.

Como sabemos, el calcio es un mineral que da fortaleza a tus huesos, pues es el elemento principal de ellos. Durante la adolescencia (entre las edades de 11-15), tus huesos se desarrollan y logran fortalecerse. Lo óptimo es aportar calcio a tu cuerpo durante este tiempo para que tu esqueleto esté más fuerte para la vida, pero, si has empezado de adulto también es correcto, pues tendrás menos probabilidades de padecer la temida osteoporosis.




Otro beneficio de este importante mineral es que mejora las funciones del cuerpo. Su consumo ayuda a la adecuada coagulación de la sangre, la correcta permeabilidad de las membranas y adquiere fundamental importancia como regulador nervioso y neuromuscular; pues modula la contracción muscular (incluida la frecuencia cardíaca), la absorción y secreción intestinal, y la liberación de hormonas.

Puedes abastecer a tu cuerpo de calcio consumiendo los siguientes alimentos: la leche y derivados (yogur, cuajada, natas, quesos...), los alimentos vegetales como el sésamo, la melaza negra, los frutos secos y las legumbres en general;  y en cantidades más discretas: la col, el brécol, las espinacas y la naranja.

También los pescados son fuente importante de calcio. Escoge aquellos de los que se puede comer la espina, como la sardina en lata, el pejerrey, los boquerones, entre otros.

Compartir este artículo