Hacer ejercicios contribuye a fortalecer nuestros huesos

El debilitamiento de los huesos es común debido al envejecimiento, la mala alimentación y el sedentarismo. El ejercicio y los deportes cumplen una función antiaging sobre ellos, previniéndonos de lesiones y enfermedades. La falta de actividad física le resta fuerzas al flujo sanguíneo, lo cual afecta directamente a la estructura ósea.

Hay diferentes ejercicios idóneos para fortalecer nuestros huesos. El que más resalta es el trabajo de resistencia de peso, el cual incluye el entrenamiento con cargas adicionales, caminar, escalar, el tenis y el dance fitness.


Asimismo, actividades que no suponen resistencia de peso, como la natación o montar bicicleta, son útiles para fortalecer los huesos. El tiempo estimable que se debe dedicar a estos ejercicios es de media a una hora, cuatro veces por semana.

Esta rutina de ejercicios puede suponer cierto dolor muscular durante los primeros días de entrenamiento. No obstante, este dolor no debe llegar a ser intenso o prolongarse días después del ejercicio. Si este es tu caso suspende la rutina inmediatamente y consulta con un especialista.

Compartir este artículo