Flexitarianos, los casi vegetarianos

El “flexitarianismo” es una corriente que apareció en 1992 y se volvió popular en los Estados Unidos e Inglaterra a fines de la década pasada. La palabra “flexitariano” proviene de “flexible” y “vegetariano”, lo cual refleja su estilo alimenticio: dieta principalmente vegetariana pero que se permite consumir productos animales ocasionalmente.

Se podría decir entonces que todos son flexitarianos. Sin embargo, esta corriente se diferencia de las dietas regulares porque el consumo de alimentos de origen animal es solo ocasional y excepcional. Tampoco es lo mismo que un semi-vegetariano ya que estos no consumen carnes rojas. El flexitariano si puede consumir todos los tipos de alimentos, aunque de manera excepcional.


En este sentido, hacer una transición de una dieta regular a una dieta flexitariana puede ser difícil, de la misma manera que es difícil pasar a una dieta vegetariana estricta. La consigna no es solo comer cada vez menos carne, sino que se puede ir reemplazando esta por productos vegetales con un sabor y textura “similar”. Entre estos tenemos el seitán y el tofu.

Otra manera de facilitar la transición es planificar el menú semanal, y asegurarse de utilizar cada vez más productos vegetarianos en las comidas complementarias. Tratar de comer en casa la mayor cantidad de alimentos vegetales y dejar los de origen animal para cuando se coma afuera, aunque también es posible pasar por restaurantes vegetarianos.

Compartir este artículo