Fitness partner

Aunque hay algunas personas que prefieren llevar a cabo sus sesiones de fitness con la única compañía de unos audífonos, también habrá quienes encuentren estimulante el realizarlas en compañía de un amigo.

Si este es tu caso, te damos algunos consejos para ser un buen compañero de gimnasio. Lo más importante es no presionar ni dejarse presionar. No todas las personas tienen la misma capacidad física para realizar tal o cual ejercicio y un sobre esfuerzo puede resultar perjudicial. Un compañero de gimnasio útil sirve para motivar.


Asimismo, es conveniente estar cerca de tu compañero cuando esté realizando ejercicios que impliquen cierto riesgo como el levantar pesas. Si tienen sistemas de entrenamiento diferentes, quizás puedan intercambiar rutinas que se complementen adecuadamente.

Finalmente, el objetivo de tener un fitness partner es el de hacer de nuestra rutina de ejercicios una actividad más entretenida constante.

Compartir este artículo