Evite y alivie la tortícolis

La tortícolis es un tipo de contracción de los músculos del cuello, que causan un intenso dolor y hacen que la cabeza se incline hacia un lado. Las causas más comunes de tortícolis son un estiramiento brusco o excesivo del cuello, dormir teniendo una mala postura o ansiedad y estrés.

Existen varias maneras de aliviar la tortícolis. El aplicar hielo sobre los músculos del cuello, para luego utilizar una toalla caliente sobre la misma zona, reducirá la inflamación y calmará el dolor. Tomar una aspirina dos o tres veces al día también ayudará a aliviar el dolor, así como los ungüentos que causan una sensación de calor sobre los músculos.


También existe un ejercicio para el cuello que puede ayudar a reducir las molestias. Primero, estirar de manera lateral el cuello, y muy despacio, tratar de que cada oreja toque el hombro. Luego proceder a rotar la cabeza de derecha a izquierda mientras el resto del cuerpo está de pie e inmóvil en el centro. Finalmente, flexionar el cuello hacia adelante y aguantar el mayor tiempo posible. Este ejercicio es efectivo si se repite varias veces al día.

Finalmente, es bueno cambiar una serie de hábitos para prevenir y aliviar la tortícolis. Evitar sentarse en una silla que no proporcione un buen soporte para la espalda, utilizar una toalla bajo el cuello, dormir sobre un colchón firme, con una buena postura y con una buena almohada, y evitar dormir boca abajo, son algunos consejos para evitar las contracciones musculares y el dolor de cuello.

Compartir este artículo