Entrenamiento muscular jugando squash

El squash es un conocido deporte de raqueta, que se practica bajo techo, entre dos o cuatro jugadores con una pelota de goma.

El objetivo de este deporte consiste en golpear la pelota con la raqueta, de manera que rebote en las pared del campo de juego, siendo respondida por el rival, antes de que de más de un bote en el suelo.




A pesar de realizarse en un espacio relativamente pequeño, puede decirse que el squash, junto con la natación, es uno de los deportes que más movimiento muscular exige. Esto se debe a que su sistema de juego demanda una gran velocidad y concentración, tanto física como mental.

Aunque no se trata de un deporte de contacto, los golpes a causa del rebote de la pelota o un raquetazo involuntario por parte del rival, son bastante frecuentes. Cuando un jugador corre el riesgo de golpear al otro por responder un rebote, puede pedirle al árbitro la repetición  del punto, gritando LET.

Actualmente, el squash se encuentra en proceso de ser considerado un deporte olímpico. Los países que destacan por tener un mejor nivel en la práctica de este deporte son Argentina, Egipto, Inglaterra, México y Canadá.

Compartir este artículo