Entrenamiento con bicicleta elíptica o cinta de correr

Al momento de escoger un aparato para correr sin tener que salir de casa, las opciones son la cinta de correr y la bicicleta elíptica. Ambas son muy populares en los gimnasios, además que proporcionan un buen ejercicio aeróbico y cardiovascular. Sin embargo, hay diferencias importantes que deben ser analizadas antes de escoger qué máquina comprar.

La cinta de correr es una máquina que existe desde hace muchos años, mientras que las bicicletas elípticas tienen menos tiempo en los gimnasios que la cinta. La cinta de correr es ideal para aquellas personas que busquen entrenar para correr en una competencia, como una maratón o una media maratón.




El principio detrás de la cinta de correr es la simulación del movimiento que se haría al aire libre, sin la necesidad de desplazarse, por lo que se obtienen prácticamente los mismos efectos que  al caminar o correr fuera de casa. Asimismo, el entrenamiento en la cinta de correr implica un constante impacto de los huesos con el suelo, lo que ayuda a fortalecerlos.

Sin embargo, este impacto sobre las rodillas puede ser perjudicial para personas con problemas en las articulaciones, cosa que no sucede con la elíptica. Debido a esto, la bicicleta elíptica es popular entre personas mayores y en rehabilitación. También es recomendable cuando se busca realizar un entrenamiento cardiovascular más eficiente, ya que la elíptica pone a trabajar a todo el cuerpo, no solo la región media-baja.

Ambos tipos de máquinas son capaces de simular factores como la resistencia e intensidad del ejercicio, y tienen sendos medidores de pulso, calculadora de calorías quemadas y distancia recorrida. Por lo que la elección de la máquina correcta depende de las necesidades y limitaciones de cada persona, y del tipo de ejercicio que se quiera realizar.

Compartir este artículo