El deporte puede con el estrés postvacacional




vacacionalUna vez se ha acabado el verano, la rutina vuelva a aparecer en nuestras vidas... No es extraño que en estas circunstancias aparezca cierto grado de tensión que nos mantiene más activos, con más energía; pero también puede aparecer cierto estado de ansiedad y agitación que puede alterar nuestra vida diaria. Es entonces cuando entramos en la enfermedad más frecuente de nuestra civilización tras las enfermedades cardivasculares: estrés postvacacional.

¿Cómo volver a la normalidad? Lo primero que habría que hacer es concentrarnos en nosotros mismos, en lo que queremos, en cuáles son nuestros sentimientos y descubrir cuál es el estilo de vida que nos gustaría tener.

Una forma de mantener a raya el estrés postvacacional sería haciendo deporte, y es que el ejercicio físico moderado es un excelente aliado de nuestra salud. El sedentarismo no nos beneficia nada. Por el contrario, la actividad física mantiene el tono muscular, activa la circulación, favorece el hábito intestinal (evita el estreñimiento), ayuda a controlar el peso... Además, libera en nuestro organismo unas sustancias llamadas endorfinas que reducen el cansancio provocado por el estrés.

Caminar de media hora a una hora, subir a pie las escaleras, dar paseos en bicicleta o apuntarnos a natación son formas de mantener la actividad física que casi todos podemos compaginar con nuestra actividad diaria.

Así que ya sabes... ¿por qué no hacer algo para sentirse mejor?

Compartir este artículo