El deporte en la infancia

El ejercicio y la actividad física en general son indispensables para el desarrollo normal del niño, sin embargo, cuando hablamos de deporte profesional durante la infancia, siempre es bueno considerar ciertos aspectos positivos y negativos.

Cuando el niño sigue un ritmo de entrenamiento exigente debe preparar su cuerpo, cambiando su dieta y prestando especial atención a la hidratación previa y durante la actividad física.




Debido a su valor terapéutico y beneficios en el desarrollo de la constitución física del niño, encontramos que los deportes más recomendados son el baloncesto, el atletismo, el ciclismo, la natación, el fútbol y el tenis.

No es apropiado que los niños practiquen deporte de manera competitiva antes de los once años, para que puedan acercarse a él y disfrutarlo sin presiones.

Asimismo, la actividad física no puede ser tan intensa que afecte el desarrollo intelectual del niño. Por eso es importante que los niños deportistas tengan una formación basada en la educación física y no solamente en el entrenamiento.

Compartir este artículo