El consumo de verduras reducen los riesgos de infarto




Un grupo de científicos de las universidades canadienses de McMaster y McGill han descubierto que con una dieta rica en fruta y verdura se puede evitar un infarto de miocardio escrito en los genes.

Una mutación genética en el cromosoma 9p21 da más probabilidad a la persona de padecer enfermedad miocárdica en el futuro; por ello, estos científicos decidieron idear una dieta especial que contrarreste este dictamen genético y formar un hábito saludable de consumo en las personas de riesgo.

"Cuando la dieta es la adecuada la mutación se mantiene apagada, pero si una persona con riesgo genético se alimenta incorrectamente, fuma, bebe o es inactivo físicamente;entonces, su riesgo cardiovascular despierta y se multiplica"- argumentó el doctor Ordovás, director del laboratorio de Nutrición y Genómica del USDA-Human Nutrition Research Center on Aging de la Universidad de Tufts (EEUU).

En el estudio se analizaron a más de 27.000 individuos de cinco razas diferentes para observar  su impacto en las distintas partes del mundo. La investigación concluyó que los individuos con alto riesgo genético de padecer un infarto al comer verduras y frutas reducían sus posibilidades al de las que tiene una persona normal.

Compartir este artículo