Ejercicios isométricos para la espalda

La espalda es una de las zonas que más se ve afectada por los dolores posturales. Para evitarlos, podemos realizar series sencillas de ejercicios isométricos específicos. Uno de ellos consiste en echarse boca abajo, levantando ligeramente las piernas y los hombros.

De esta manera conseguimos que los músculos paravertebrales se tensen, corrigiendo la postura. Para el siguiente ejercicio adoptamos la posición cuadrúpeda y elevamos una pierna junto con el brazo opuesto a ésta.  Además de trabajar los músculos de la espalda, el ejercicio también ayuda a tonificar los glúteos.


A continuación, nos echamos boca arriba sobre un par de sillas de igual tamaño, colocando los talones sobre una de ellas y la parte superior de la espalda sobre la otra. Manteniendo esa posición durante unos segundos, trabajamos la espalda y cadera.

Por último, tumbados sobre el suelo boca arriba, flexionamos las piernas y estiramos los brazos de manera que podamos tocar los talones con las manos. El ejercicio consiste en elevar los glúteos, manteniendo la pelvis suspendida durante algunos segundos.

Compartir este artículo