Cuidado con las dietas súper rápidas

Muchos de nosotros hemos ganado peso extra en las fiestas de fin de año, y recurrimos a todo tipo de métodos para poder quemar esos nuevos rollos. EL problema es cuando se busca recurrir a dietas que prometen bajar muchos kilos en pocos días. Estas dietas deben ser dejadas de lado por varias razones.

La clave del éxito de estas dietas, y a la vez su mayor perjuicio para la salud, es que evitan que el cuerpo adquiera todos los nutrientes que necesita. Al restringir totalmente un tipo de nutrientes, el cuerpo se ve obligado a extraerlo de las reservas del organismo. Sin embargo, como no se enseña al organismo a optimizar las reservas, sino solo se le “castiga”; el resultado muchas veces es el efecto rebote al terminar con la dieta.


En otro tipo de dietas rápidas se hace pasar hambre al organismo. Si el cuerpo pasa hambre, lo más probable es que a la primera oportunidad de consumir alimentos, comamos en exceso y nos demos atracones de comida. Por ello es mejor comer cinco veces al día, en porciones moderadas.

En realidad la mejor manera de perder peso y no perjudicar nuestra salud es a través del ejercicio y una dieta adecuada. Con esto evitaremos subir de peso sin control ya que lograremos acelerar el metabolismo y mejorar nuestro consumo de energía, evitando la acumulación innecesaria de grasa.

Compartir este artículo