¿Correr o no correr en cuesta?

Cuando corremos al aire libre debemos considerar el terreno como un ejercicio más. Por ejemplo, el correr en cuesta nos brindará mayores beneficios que el hacerlo sobre una superficie recta. Por tal motivo, correr en cuesta es muy recomendable como ejercicio  cardiovascular y para el desarrollo muscular.

Si deseas intentarlo deberás considerar ciertos aspectos. En el caso de no estar muy acostumbrado a la actividad física, es preferible empezar a correr cuestas no muy empinadas y terminar el ejercicio sobre terreno recto.


Esto será útil porque las personas poco habituadas al fitness suelen agotar sus reservas de energías en la primera parte del entrenamiento. Si por el contrario sueles mantenerte en forma, es mejor que termines el ejercicio con la cuesta, para aumentar su intensidad y trabajar más los músculos y la resistencia.

Eso sí, antes de empezar a subir una cuesta, debes tomarte 5 o 10 minutos para correr sobre terreno llano a manera de calentamiento.

Compartir este artículo