Contra el envejecimiento “Vinoterapia”

Estudios recientes han demostrado que las uvas son ricas en polifenoles (antioxidantes que combaten el envejecimiento de las células) que superan en eficiencia a la vitamina E.

Dicen los expertos que bañarse en vino mejora la calidad de la piel y que usar productos a base de uva y vino, en el cabello y la cara, combate el envejecimiento prematuro.

Ya en la antigüedad, las mujeres europeas se aplicaban -aunque de forma artesanal- un tipo de máscara facial con uvas amasadas.

La utilizaban para prevenir las señales de envejecimiento, lo cual era eficiente gracias a las sustancias antioxidantes contenidas en las semillas y en el hollejo. Con el paso del tiempo esas sustancias conocidas como polifenoles conquistaron la industria de belleza.


Pero la idea de darse baños de inmersión de vino apareció por primera vez en Francia en 1996, como resultado de investigaciones realizadas por la marca Caudalie (empresa que tiene un gran centro de vinoterapia en Bordeaux).

Según las compañías y centros que utilizan estos productos, los principales componentes de las pepitas de uva, polifenoles y bioflavonoides (antioxidantes naturales), previenen el envejecimiento cutáneo y protegen la piel de la agresión del medio ambiente y del humo. Otro de los efectos que produce la vinoterapia es humedecer la piel, reducir el abdomen, afirmar los glúteos y tonificar los músculos.

Otro tratamiento que incluye la vinoterapia es el masaje exfoliante con un producto hecho en base a la cepa del cabernet sauvignon, que no sólo remueve las células muertas sino que broncea la piel.

También hay sesiones que incluyen la máscara de miel y vino Bordeaux y la crema de uva merlot. En ambos casos, la pasta es esparcida por todo el cuerpo, el cual después es envuelto por una capa plástica térmica, lo cual sirve para dejar la piel más suave y joven.

Compartir este artículo