Consume menos grasas saturadas

Las grasas saturadas se encuentran presentes en casi todos los tipos de aceites, pero principalmente en los aceites de origen animal, y también en algunas grasas vegetales como el aceite de coco y la crema de cacao. El exceso de grasas saturadas en el organismo aumenta la cantidad de triglicéridos que tienen efectos perjudiciales sobre el sistema circulatorio.

Es por ello que se recomienda moderar el consumo de alimentos que aporten grasas saturadas y colesterol HDL (o colesterol bueno) al organismo. Una de las mejores maneras de reducir los niveles de grasas saturadas es consumiendo alimentos que aporten grasas mono y poli insaturadas, tales como el pescado, los frutos secos, el aceite de oliva y el aguacate.


Para mantener un adecuado balance entre las grasas saturadas y las grasas insaturadas, se recomienda consumir frutas y verduras en abundancia, ya que estas ayudan a limpiar los aceites saturados del organismo. Los frutos secos, legumbres y cereales también benefician la salud del sistema cardiovascular.

Asimismo, el efecto de los esteroles vegetales contribuye a mantener una buena salud cardiovascular. Estos esteroles son sustancias que se encuentran presentes en aceites de semillas, frutas, verduras y legumbres. Son capaces de reducir el colesterol malo en un 10% si se incluyen en la dieta durante dos o tres semanas.

Compartir este artículo