Consejos para la buena práctica de la Zumoterapia

Tanto el zumo de las frutas como el de los vegetales tienen grandes propiedades curativas y son deliciosos. Aprende a optimizar su consumo con estos consejitos:

  • Limpia bien las frutas y verduras. Si es necesario utiliza un cepillo para asearlas.
  • Una vez limpias, quítales la cáscara, las semillas y el hueso, si lo presentan.


  • Luego, corta las frutas y los vegetales en piezas muy pequeñas para que fácilmente puedan caber en el exprimidor o extractor.
  • Hay frutas, tales como plátanos y aguacates, que contienen poco líquido; por lo que no pueden ser exprimidos. A ellas es mejor procesarlas en una licuadora. El resultado será un batido que luego agregarás al zumo de otras frutas.
  • Evita las frutas que pueden contener residuos dañinos como conservadores y pesticidas. Estos alimentos no ayudan en zumoterapia.
  • Para el mejor aprovechamiento del zumo, tómalo inmediatamente. Los zumos almacenados, aun en el refrigerador, pierden su valor alimenticio y vitaminas rápidamente.

Compartir este artículo