Conoce las proporciones de la dieta Mediterránea

Por su diversidad y composición, la dieta mediterránea constituye el equilibrio perfecto entre las grasas y demás alimentos. Presta atención a su distribución:

  • El 60% de tu dieta debe corresponder a alimentos del grupo de los hidratos de carbono fundamentalmente complejos, como los cereales (pan, arroz, pastas), raíces y tubérculos (patatas) o leguminosas (garbanzos, judías, etc.).


  • El 15% de la dieta deberá estar dedicada a las verduras y frutas, tanto frescas como cocinadas.
  • El otro 15% se completa con carnes y pescados (preferentemente más pescado que carne), pues ellos nos aportarán más proteínas y energía.
  • Por último, el 10% corresponde a alimentos grasos de tipo insaturado (las aceitunas, el aceite de oliva, el aceite de canola, los frutos secos (pistachos, almendras, avellanas, nueces de macadamia, anacardos, nueces de pecán), la palta y sus aceites.). Estos son necesarios, pues contienen vitaminas y ácidos grasos esenciales para nuestro organismo, pues ayudan a bajar el colesterol en la sangre y hacen posible que las vitaminas A, E, D y K lleguen a las células.

Compartir este artículo