Come despacio para evitar subir de peso

Es sabido que para poder bajar de peso o mantenerse, es necesario cambiar ciertos hábitos que son poco saludables y mejorar el estilo de vida, en lugar de matarnos de hambre o hacer ejercicios hasta quedar extenuados y adoloridos. Uno de estos malos hábitos es comer demasiado rápido.

Si bien el estrés y el poco tiempo que tenemos libre no nos dejan dedicarle mucho tiempo a nuestras comidas, comer despacio puede ayudarnos a vivir mejor, digerir mejor los alimentos y aprovechar sus nutrientes, y lograr la ansiada reducción de peso, tal como lo ha demostrado un estudio reciente.




El estudio de la revista “Journal of the American Dietetic Association” utilizó una muestra de 30 mujeres a las que se les daba alimentos que ellas consumían a diferentes velocidades, y utilizando los cubiertos y utensilios de manera diferente. Las personas que comían más despacio eran las que ingerían menor cantidad de alimentos y tomaban más agua, a la vez que se sentían mas llenas.

Ésto se debe a que la sensación de llenura no se da en el estómago, sino en el cerebro, y tarda de 20 a 30 minutos en ocurrir. Por lo que si comemos más lentamente y tomamos líquidos antes y después de comer, no tendremos la necesidad de consumir una cantidad muy grande de comida, y evitaremos ingerir más calorías y grasas de las necesarias.

Por otro lado, comer despacio nos permite saborear y disfrutar mejor la comida, y evitar problemas con la digestión causados por no masticar bien los alimentos. Además, si comemos más despacio, la comida se transformará en un momento de relajación y de reunión, lo cual evita el estrés que muchas veces es enemigo de las dietas.

Compartir este artículo