Algunos ejercicios de relajación

Hay muchas formas en las que podemos efectuar ejercicios de relajación. La más común es tomando aire por la nariz, hasta llevarlo a la zona baja de los pulmones con movimientos suaves y lentos.

El aire se puede expirar por la boca o por la nariz. Si realizas actividades deportivas, este ejercicio te servirá antes, durante y después de las mismas.




Otro ejercicio sencillo que puedes realizar, consiste en sentarse sobre un sillón apretando los puños y flexionando los codos hacia atrás. Para relajar los músculos de la cara aprieta los dientes, llevando las comisuras de la boca hacia los extremos y abriéndola lentamente como intentando sonreír.

El cuello es una de las partes del cuerpo que más se suele ver afectada por el estrés y las tensiones musculares. Para aliviarlo, siéntate sobre un sillón  y dobla el cuello lentamente hacia adelante, atrás y a los lados, sin dejar de respirar profundamente en todo momento.

Para relajar las extremidades inferiores, siéntate en el suelo y sube las piernas una por una, manteniéndola elevada durante unos segundos.

Compartir este artículo