¿Las bebidas con gas engordan?

A pesar de su enorme consumo a nivel mundial, las llamadas bebidas gaseosas son consideradas por la mayoría de personas como una forma segura de engordar.

Si bien no les falta razón para suponerlo, este hecho tiene muy poco que ver con la gasificación misma de las bebidas.




Contrario a lo que muchos piensan, está científicamente comprobado que las burbujas en las bebidas no son capaces de generar un aumento de peso significativo. Es más, desde un punto de vista netamente médico, la gasificación moderada de los líquidos que consumimos, puede llegar a sernos útil para la digestión.

No obstante, es innegable que las bebidas gaseosas tienden a engordarnos, pero esto se debe básicamente a la cantidad exagerada de azúcares que contienen, especialmente en los envases enlatados.

Aunque puedan consumirse debes en cuando, las bebidas gaseosas se encuentran completamente contraindicadas para personas que padecen de diabetes o que siguen un programa dietético o de entrenamiento.

Compartir este artículo