¿Cómo alimentarnos correctamente antes de entrenar?

La nutrición influye de manera directa en nuestro rendimiento físico. Comer de menos, de más o inadecuadamente, puede ser motivo de lesiones.

Para evitar mermar nuestro rendimiento y lesionarnos, es importante que nuestra comida previa al esfuerzo físico contenga hidratos complejos, como el pan, la papa al horno,  los cereales y las frutas que contengan un bajo contenido de azúcar.


El tiempo que debe pasar entre nuestra última comida y la rutina de entrenamiento puede variar dependiendo de la actividad que vayamos a realizar. Por ejemplo, si tenemos pensado ir al gimnasio y efectuar ejercicios de musculación, intentemos comer dos horas antes. La comida debe ser limitada en grasas e ir acompañada con agua o infusiones.

En el caso de realizar rutinas de ejercicios para quemar grasa, será mejor comer unas tres horas antes, pudiendo incluir en el menú proteínas como el jamón, el yogurt o la leche, en cantidades moderadas. Mantente siempre hidratado.

Compartir este artículo