Pies flexibles

La falta de flexibilidad en los pies puede ser motivo de lesiones, agotamiento y problemas de postura, en las personas que caminamos constantemente.

Trabajar la flexibilidad en esta parte del cuerpo es bastante sencillo y solo toma unos pocos minutos, pudiéndose realizar en casa o en la oficina.




Colocas tu pie sobre la pierna contraria. Con una mano sostienes firmemente el talón, mientras que con la otra doblas los pies hacia atrás, manteniendo la flexión durante algunos segundos.

A continuación, descansas brevemente para que la sangre circule normalmente y repites la acción cuatro veces más, por pie. Otro ejercicio recomendable consiste en estirar una pierna, pasando un pedazo de tela rectangular por debajo del pie.

Sostén la tela de los extremos y utilízala para jalar el pie hacia ti, manteniéndolo en esa posición por algunos segundos. La acción se puede repetir unas diez veces antes de pasar a trabajar el pie contrario.

Compartir este artículo