Dejar de fumar y hacer más deporte, dos objetivos que puedes cumplir

Dos de los propósitos de muchas personas al empezar un nuevo año son dejar de fumar y hacer más deporte. ¿Es tu caso? ¿Te lo has planteado alguna vez? Enero suele ser el mes en el que todo parece posible, pero la realidad es bien distinta ¿verdad? Porque dejar de fumar no siempre es sencillo y levantarse por las mañanas para hacer deporte requiere mucho esfuerzo.

Si eres fumador y quieres empezar a hacer más deporte, como por ejemplo, empezar a correr o practicar natación te interesa saber lo siguiente: dejar de fumar aumenta tu capacidad pulmonar cerca de un 10% al año. ¿Aún no lo has notado? Quizás es porque aun eres joven. Las personas que tienen entre 20 y 30 años no notan esa pérdida de capacidad pulmonar a menos que salgan a correr, pero debes saber que fumar acelera la pérdida natural de capacidad pulmonar que sufrimos con los años. A medida que te haces mayor, tener más capacidad pulmonar puede significar la diferencia cuando somos mayores entre no poder subir las escaleras o vivir una vida activa y llena de actividades.




Otra de las ventajas de dejar de fumar a la hora de hacer deporte es la mejora de tu sistema circulatorio y que puedes empezar a notar tan sólo dos semanas después de haber dejado de fumar. Esto hace que todas las actividades físicas o deportivas (como un simple paseo o una carrera) sean mucho más fáciles. La combinación de más capacidad pulmonar y la mejora del sistema circulatorio te hará estar menos cansado y sufrir menos dolores de cabeza. ¿Necesitas más razones para dejar de fumar? Te damos otra: tu sistema inmune se verá reforzado, por lo que será más sencillo combatir los resfriados y la gripe.

Hay que ser honestos, a pesar de todos lo beneficios que tiene, dejar de fumar no es sencillo. Se requiere fuerza de voluntad y muchas ganas. ¿Cómo lograrlo entonces? Los cigarrillos electrónicos (o e-cigarillos que puedes encontrar en tiendas como Vapo) pueden ser de gran ayuda. El vapor de éstos contiene nicotina, pero no tabaco en el humo.

Dejar de fumar ayudándote de los cigarrillos electrónicos tiene muchas ventajas. En primer lugar, acabas con el tabaco pero no con el hábito, por lo que no lo vas echar de menos. Sí, es cierto que durante un par de días estarás más irritado de lo normal, pero será algo pasajero .En pocos días podrás respirar mejor, recuperaras el olfato, la comida sabrá mucho mejor y verás mucho más cerca el cumplir tu propósito para este año.

Compartir este artículo